¿Te has preguntado alguna vez qué y en qué se basa el amor saludable?

En mi opinión, el amor saludable consiste en dos personas que están satisfechas consigo mismas y con sus vidas. Y que, por tanto, tratan de luchar por este estado una y otra vez.

Además, es la intención de pasar tiempo juntos y tener deseos y metas comunes. Aunque, también, implica tener el tiempo propio, para uno mismo, que le permitan hacer cosas sin la otra persona.

En realidad, creo que el verdadero amor trata de apoyar la pareja para que ambos, cada uno como persona, pueda vivir bien su vida.

Pero… ¿cómo lograr vivir un amor así de sano y positivo?

El entorno que os rodea puede ser un gran aliado

En efecto, el entorno que rodea a una pareja tiene más importancia de la que creemos para la relación.

Porque, imagina el valor que tiene que tu entorno os respalde y ayude a fortalecer la relación.

Cuando eso ocurre, podéis centraros solo en vivir una relación armoniosa en pareja con la persona deseada. Y, para lograrlo, lo bueno es que no es necesario “cambiar de pareja”. Solo tenéis que cambiar el espacio. ¡Así de simple!

Recuerda que la felicidad en una relación rara vez surge por sí sola. Ambos tenéis que hacer algo al respecto para alcanzarla.

Y, esto es más fácil si el Feng Shui está incluido en la planificación de vuestro entorno común. Sigue leyendo y haz la prueba. ¡Verás cómo ayuda!

Claves de Feng Shui para tener un amor saludable

Mantener el orden y eliminar trastos innecesarios

Cuando se acumulan cosas que no son útiles, la energía se estanca. Y esto puede tener un impacto negativo en la relación, especialmente cuando sucede en el dormitorio.

La energía debería siempre poder fluir libremente. Esto significa, por ejemplo, que debajo de la cama y encima del armario no se debería colocar nada. Por lo que, os animo a dejar el espacio bien ordenado y libre de objetos.

Crear armonía entre Yin y Yang

Deberíais amueblar vuestro hogar juntos, para que se tenga en cuenta las necesidades de ambos.

Si hay un exceso de energía femenina (Yin), es poco probable que el hombre (Yang) se sienta particularmente cómodo. Y, al revés.

Por ejemplo, una lámpara de pie para leer, que da buena luz (Yang) se puede combinar con una luz cálida como elemento Yin. Para, de ese modo, armonizar ambas necesidades.

Aseguraos de tener una buena comunicación

La comunicación que funciona bien es el principio y el fin de una buena relación.

Para conseguir esto, evitad colocar los sillones uno al lado del otro. Y, tampoco enfrente, sino en ángulo entre sí.

El dormitorio no debe de ser puramente funcional

El dormitorio debe ser un lugar íntimo que os invite a relajaros y descansar.

No es el sitio adecuado para colocar un escritorio lleno de cosas. Ni, para la tabla de planchar o la aspiradora. Y, tampoco, para la tele.

Colocad la cama de modo que vuestras cabezas descansen en una pared estable, teniendo la puerta y la ventana a la vista.

Evita colocar la cama entre la puerta y la ventana.

Y, por favor, tampoco la sitúes en un lateral en la pared. Así, solo se puede llegar a la cama desde un lado. Por lo que sería, más bien, la cama de un soltero.

La posición de la cama tiene mucha influencia para que una relación funcione bien. La cama debe estar en un buen sector de la casa. Y debéis dormir en direcciones que sean convenientes para cada uno de vosotros.

Además, no se debe colgar ningún espejo de forma que os reflejéis en él mientras que estáis en la cama. La imagen reflejada simboliza la intrusión de terceros y, por lo tanto, favorece la infidelidad.

Animo a colgar cortinas delante de las ventanas, para crear comodidad e intimidad. Y, El dormitorio tampoco es el lugar adecuado para fotos familiares, fotos de los niños o símbolos religiosos. Hay lugares más adecuados para ello.

Minimiza los riesgos de infidelidad

Para evitar una posible infidelidad, también debes mirar desde el exterior. En Feng Shui se valora que el agua a la derecha de la puerta (mirando desde el interior de la casa) aumenta la infidelidad. Independientemente de si se trata de una piscina, un barril de agua o el cuenco de beber del perro. Eso sí… no se puede olvidar que el agua tiene que ser visible.

Desde hoy mismo, os sugiero aplicar estas pequeñas sugerencias que acabo de indicar. Veréis como mejora vuestra vida en pareja.

Y, si creéis que necesitáis un estudio personalizado para mejorar vuestra relación… no dudéis en contactar conmigo. ¡Me encantará ayudaros a lograr un amor saludable!