El Otoño y el Feng Shui tienen más en común de lo que, en principio, podríamos pensar. Personalmente, se trata de una de mis estaciones del año favoritas. Porque, me encanta la luz de un cálido día de otoño. Y la intensa decoloración de las hojas de los árboles me fascina.

Si quieres tomar conciencia de la tierra y sus cambios, puedes caminar entre bosques o parques. Haz la prueba. ¡Te inspirará a cada paso!

Porque, no es ninguna novedad, que la naturaleza es muy sabia. Nos enseña en esta época del año como actuar mejor y nos da “buenos consejos” a través de su ejemplo. Solo hay que prestar un poco de atención para darnos cuenta de esto que te comento.

Por ejemplo, las hojas de los árboles se caen en las fechas otoñales. De esta forma, se quitan aquello que necesita mucha energía. Este proceso natural es necesario para darle un respiro al árbol. Y tener en primavera, de nuevo, la suficiente energía para renacer.

Por esto, el otoño es un buen momento para soltar lo que nos quita energía y desconectarnos un poco más del exterior.

Provocado por los días más cortos y las temperaturas en descenso, pasamos más tiempo en casa. Y, nuestro foco vuelve hacia adentro. Por lo que te animo a aprovechar estos días para completar proyectos que aún están pendientes. Para hacer una nueva planificación y dejar espacio para nuevos proyectos.

Tal vez, nos encontremos más cansados y algo más melancólicos. Ya que nuestro estado de ánimo cambia también debido a las energías que nos rodean.

Pequeños detalles que nos ayudan en Otoño

1 – Pon luz natural en tu día a día

Especialmente en esta temporada del año de mayor oscuridad, nuestro cuerpo necesita luz. La más saludable, sin duda, es la natural del día. Este tipo de luz aumenta nuestras hormonas de felicidad y deja lejos esa tristeza tan característica del otoño.

También es recomendable iluminar tu hogar con lámparas y arreglos decorativos a base de velas. Para conseguir una atmósfera bonita, que la llene de luz y aporte un ambiente agradable.

2 – La importancia de los olores

Casi igual de importante que la luz, para nuestro cuerpo, es el olor para nuestra mente. Las fragancias se transportan directamente a la parte más antigua de nuestro cerebro. Aquí desencadenan sentimientos almacenados en nuestro subconsciente. Es por eso por lo que, a menudo, asociamos recuerdos con ciertos olores. ¿A que a ti también te ocurre?

En esta época del año usamos los olores para influir positivamente en nuestro estado de ánimo.

Por ejemplo, con el sándalo nos quitamos tensiones y generamos calidez. La lavanda nos aligera y nos calma para que podamos descansar bien por la noche. Los aromas cítricos de naranja y limón nos ayudan a comenzar el día de buen humor y refrescados.

3 – Apuesta por platos 100% otoñales

El otoño es la época perfecta para incluir platos calientes y consistentes en tus menús. Sopas, estofados y pucheros no pueden faltar. Son alimentos que fortalecen nuestro centro interior. Lo que evita que el frio y la humedad nos afecten y enfermemos debido a la bajada y cambios bruscos de temperaturas.

Cómo mejorar nuestro hogar en Otoño con el Feng Shui

Como hemos comentado, el Otoño y el Feng Shui están muy relacionados. Ya que, los días otoñales animan a disfrutar de nuestros hogares. Por lo que, es interesante y positivo reforzar y preparar la casa.

Pasamos más tiempo en el interior. Y, por lo tanto, nuestro hogar influye más en nuestro bienestar.

Te propongo unos pequeños consejos que seguro te serán de gran utilidad. ¡Compruébalo!

Para reducir el estrés, asegúrate de tener una pared sólida detrás de tu sillón favorito o del sofá. Sin duda, te aportará estabilidad. Y, si el sillón o sofá, mira hacia la puerta conseguirás una seguridad adicional (si te interesa este tema, puedes leer mi artículo dedicado a la Escuela de Formas).

No cuelgues estantes pesados sobre el sofá o sobre la cama, ya que crea una presión inconsciente.

También, intenta evitar, sobre todo en estos sitios, las “flechas venenosas” de cantos de muebles o paredes que apuntan directamente al lugar donde estas sentado o tumbado.

Elimina de la vista todo lo que no te guste. Es un consejo muy simplificado, pero todo lo que ves y no te gusta te provoca un malestar a lo largo del tiempo.

Repara en casa todo lo que esté deteriorado y tira todo lo roto. Por ejemplo, puede ser el momento de arreglar una puerta que chirríe o una cama inestable. Y de tirar el jarrón o los platos rotos. Recuerda que, todo lo que amamos, nos pone de buen humor. Mientras que lo defectuoso muestra que nos damos poco valor.

Las flores y las plantas tienen un efecto positivo a nuestra mente. Pero, una vez caídas las hojas y marchitadas, debes tirarlas. Si no lo haces, su energía positiva cambia a una energía estancada. Que, ni queremos ni es recomendable tener en casa.

Ten en cuenta que, las telas suaves, las almohadas mullidas, las mantas y las alfombras proporcionarán una dosis extra de comodidad. Acurrucarte y disfrutar de tu casa con todos los sentidos es un regalo que nos hace esta época de año.

No lo dudes. El otoño es un magnífico periodo para disfrutar y mejorar la vida en tu hogar gracias al Feng Shui. Si tienes alguna duda o si deseas que te ayude de forma concreta, solo tienes que contactar conmigo. Te ayudaré a hacer de su hogar la vivienda perfecta para ti y tu familia.