Localizar el lugar adecuado para construir una casa es algo que, en general, nos interesa a todos. Tanto para quiénes somos seguidores de las corrientes de Feng Shui como para los que apenas conocen los principios de esta ciencia milenaria.

Al hablar de este tema, me gustaría comenzar destacando que los antiguos maestros del Feng Shui eran unos grandes conocedores de la naturaleza. Estudiaban el contexto entre las personas, la naturaleza y su entorno. E, incluso, hablaban ya hace más de 2000 años de unos “demonios de la tierra” y aconsejaban no construir en ciertos lugares.

Estos sabios hablaban ya entonces de corrientes y ríos subterráneos. Así como de radiaciones terrestres que, desde el nacimiento de nuestro planeta, existen.

Hoy en día, este fenómeno se conoce más en detalle. Se conoce como  “red de Hartmann” y “líneas de Curry”. Los expertos en Feng Shui, por ejemplo, las estudiamos porque hablan sobre la influencia que tienen sobre nuestra salud. Y detectarlas ayuda a prevenir y contrarrestar sus efectos negativos.

Pero, antes incluso de darles nombre, se sabía de su existencia y para localizarlas se usaba el conocimiento que provenía en el día a día.

Localizar el lugar adecuado para construir una casa

Te contaré un detalle interesante respecto a este tema. Hace unos 70 años, en una región de Alemania, era habitual llevar vacas a un solar cuando se quería construir allí una casa. Si las vacas se ponían nerviosas, no dejaban de caminar de un lado al otro y no se tranquilizaban, estaba claro que este sitio no servía para construir ahí una vivienda.

En cambio, construían el dormitorio donde la vaca se tumbaba. Ya que era una señal de fertilidad.

¡La Naturaleza es sabia!

Por cierto… ¿sabías que hay animales que buscan la radiación como por ejemplo las hormigas? En Baviera, se trasladaba todo un hormiguero a una parcela en concreto. Y, si los animales no se movían, estaba claro que tampoco servía este sitio para construir.

Estoy segura de que cada país y cada zona tenía sus trucos, rituales, animales y plantas que les guiaban en esta tarea. Pero, en la actualidad, lo triste es que pensamos que son detalles “sin importancia” y no gastamos el dinero en una medición de radiaciones y corrientes. Pero, al contrario, no tenemos inconveniente en invertir mucho en extras dentro de la casa.

Otro ejemplo está en las abejas. Estas, son más activas y fuertes si su colmena se encuentra en una zona con alteraciones.

Y, con mucha seguridad, donde se sitúen una columna de mosquitos o nudos de avispas, será una ubicación poco positiva para una zona de estar. Porque, como imaginarás tampoco es agradable que estén cerca molestándonos. ¿No te parece?

Pero donde hay vacas, caballos, gallinas, cerdos, cigüeñas, palomas, ratones o conejos tranquilos y bien, es una zona libre de alteraciones. Y, por eso, es el lugar adecuado para construir una casa.

Desde mi experiencia, te aseguro que compensa y merece la pena realizar un estudio del terreno antes de empezar a construir. Porque, si no se hace, luego pagamos mucho más para recuperar nuestra salud y bienestar.

Además de una búsqueda adecuada de terreno, hay otra cosa que podemos aprender o seguir haciendo que nuestros antepasados siempre solían hacer. ¿Adivinas cual?

Me refiero a tradición de poner toda la casa patas arriba en primavera para hacer una limpieza a fondo. En la que , entre otras cosas, puedes hacer una buena limpieza de armarios. Y, desde luego, no dejar pasar la oportunidad para quitar todo lo que sobra y no utilizas.

Por ejemplo, los chinos lo hacen tradicionalmente en la época de año nuevo: en febrero. Pero, a mi me parece más adecuada la época de Pascua. Ya que la primavera es una época de la renovación.

No olvides que, para que puedan entrar cosas nuevas a tu vida hay que dejar salir primero lo viejo. Sean zapatos, ropa, libros o también viejas costumbres. ¡Haz la prueba y verás como te alegran los resultados!