Aplicar Feng Shui en una casa alquilada puede resultar algo más complejo que en una vivienda en propiedad pero, no es algo imposible.

Si tienes una casa de alquiler y te interesa el Feng Shui, el mejor de los casos, ya habrás tenido en cuenta algunos de sus aspectos a la hora de buscar ese nuevo hogar. De modo que ya existe un flujo de energía favorable en la vivienda (flying stars). Y, además, puedes dividir y diseñar el espacio habitable de acuerdo con tus propias cualidades energéticas (bazhai).

Pero seamos sinceros. Cuando se trata de encontrar una casa o piso que se ajuste a tus necesidades y presupuesto, eso es una utopía. Y más aún, si realizas la búsqueda en una gran ciudad.

En ese caso, te decides en función de lo que está disponible y de lo que puedas pagar.

La mayoría de las viviendas, tanto pisos como casas, ya están diseñadas de tal manera que a primera vista no hay posibilidad de cambiar nada. Las conexiones están predeterminadas para que el sofá y la televisión «sólo» puedan situarse en una determinada forma. Y el espacio para la cama también parece inamovible.

Afortunadamente, siempre hay formas de influir positivamente en las energías que te rodean y así obtener mejoras para ti en tu hogar.

Como verás, en este artículo quiero darte algunos enfoques nuevos. Así como posibles soluciones con las que te puedes crear una influencia positiva a pesar de las restricciones y limitaciones que tiene una casa de alquiler.

Desde luego, en general sería una ventaja si conocieras tus orientaciones positivas y negativas. Al menos, para comprobar si entras al apartamento con una energía positiva para ti. Esto, lógicamente, puedes hacerlo si tienes más de una opción entre las que elegir.

Pero si ya vives en el apartamento o solo tiene una opción válida, siempre puedas aprovechar los aspectos positivos y mejorarlos. Así como minimizar los menos positivos.

Después de todo, el Feng Shui es la enseñanza del equilibrio y no un conjunto rígido de pautas y reglas.

Cómo aplicar Feng Shui en una casa alquilada

1. Dale a la entrada su importancia

Haz que la entrada de tu casa de alquiler sea lo más brillante y ordenada posible. En ella, todo debería tener su lugar. Por ejemplo, los zapatos, bolsos y chaquetas guárdalos bien ordenados o colócalos en un armario.

También debes evitar el espejo frente a la puerta del apartamento. Los pasillos de las zonas comunes de los edificios de alquiler rara vez son bonitos y no querrás traer una atmósfera gris o deprimente a tu casa. ¿Verdas?

Si deseas saber más sobre una entrada «10» tengo aún más información para ti en este artículo. Te animo a echarle un vistazo porque sus consejos prácticos te pueden ser de gran utilidad

2. Cuida el “segundo área más importante de la casa”

Estoy convencida de que, si no te lo digo, no adivinarías cuál es el segundo área más importante de la casa para el Feng Shui.

¡La cocina!

En efecto, se trata del segundo lugar más importante, justo después de la entrada. Muchos imaginan que es el dormitorio, como se suele suponer. Pero, no. Es la cocina.

La orientación del horno y fuegos y dónde se encuentra en la cocina juegan un papel importante aquí.

Ahora pensarás que no puedes cambiar eso pero … ¡incorrecto!

Siempre hay posibilidades de mejora como insisto siempre. A veces, para implementar esos cambios todo lo que tienes que hacer es abrir tu horizonte.

Por ejemplo, en los países asiáticos, la olla arrocera es muy importante. Es similar a una estufa y fácil de mover. Y esa pieza sería comparable, en nuestro caso, con nuestra Thermomix o el microondas.

Esto sí, ahora debes usarlos principalmente para preparar la comida. No vale ponerlos y no usarlos.

En mi caso, no soy fan de los microondas y tampoco tengo uno. Pero eso es diferente en la mayoría de los hogares.

3. La importancia del color en lo que te rodea

¿Y las paredes de la casa de alquiler? ¿Te gustan los colores? ¿Te gustaría pintarlas en otros colores?

Entonces, ¡hazlo!

Soy consciente de que tienes que devolver el apartamento a su estado original cuando te vayas. Es así.

Pero, si está plenamente a tu gusto, te sentirás bien durante el tiempo que vivas allí. Y, eso, lo compensa todo.

Yo pinté el pasillo de mi último apartamento de alquiler con rayas verdes y blancas. A mi casera no le gustó y al final tuve que volver a pintarlo todo de blanco. Pero, ¿sabes qué? Sin dudarlo, valió la pena el trabajo.

Así que piensa detenidamente si quieres vivir durante los próximos meses o, incluso, años rodeada de paredes que no te gustan. Y que, cada vez que las mires te recuerden lo poco que te agradan. En fin… ¡pintarlo no te llevará más de un fin de semana!

Pero, no siempre tienes qué cambiar el color de tus paredes.

También puedes incorporar notas de color a través de una alfombra. Con una decoración a juego o unos muebles de un cierto material o forma que te guste. Esta opciones funcionan muy bien para influir en la energía de tu entorno.

Por ejemplo, una mesa redonda de cristal te transmite sensaciones muy diferentes a la de una mesa cuadrada de madera. ¿Te habías fijado en ello?

Los colores tienen un alto grado de importancia cuando los cambiamos. Puedes consultar más sobre el tema del uso del color y el Feng Shui en este artículo. ¡Te gustará!

Por cierto, ¿has oído hablar del principio del sillón?

Este principio puede utilizarse sin gran esfuerzo en cualquier espacio. En tu cama o en tu sofá, por ejemplo. En él, tu espalda (o cabeza) debe estar protegida. Tiene que permitirte poder ver hacia adelante sin ser molestado. Y la protección de los lados debe traer paz.

Y, si no puedes o prefieres no cambiar nada significativo en tu casa, entonces te propongo poner plantas naturales. Con ellas puedes darle vida a tu casa y refrescar su energía.

Diviértete haciendo cambios y si necesitas ayuda, ¡ponte en contacto conmigo! Verás como logro, a través del Feng Shui, que tu casa (propia o de alquiler) respire bienestar y tranquilidad.