Desde hace muchos años ya no soy una fan, ni de los buenos propósitos para el nuevo año, ni pienso en dejar de usar algo de mi casa para días especiales. No hay ningún objeto en mi casa que no se puede usar a diario.

Pero si me gusta seguir con la antigua tradición de poner todo patas arriba en primavera para hacer una limpieza a fondo, cambiar los armarios y desde luego no dejo pasar esta oportunidad para quitarme todo lo que sobra y lo tiro o lo doy, dependiendo de lo que sea.

Los chinos lo hacen tradicionalmente en la época de su año nuevo en febrero, pero a mí me parece más adecuada la época de Pascua. Es la época de la Renovación.

Y no olvides nunca, para que puedes dejar entrar cosas nuevas en tu vida, hay que dejar primero lo viejo. Ya sean zapatos y ropa, libros o también viejos costumbres.

Ahora te cuento unos trucos muy fáciles para llenar tu casa con nueva energía. Te va a encantar volver a casa después de tu día de trabajo y por fin puedes regenerarte en tu propia casa.

Las medidas más fáciles son:

  • Sacar las alfombras y batirlos, lavarlos o llevarlos a la tintorería
  • Abre primero tu armario y quita todo lo que no te vas a poner nunca más, como toda la ropa pequeña, la que tiene más de uno o dos años sin ponerte y la ropa rota también
  • Sigue con el zapatero…
  • Y ahora piensa en tus calcetines, cinturones, pañuelos
  • Limpia la casa a fondo con todos los armarios, ventanas, paredes y puertas

Pon las cosas quitadas directamente en un saco para donar o para no sé dónde. La cuestión es que tiene que salir en las próximas 48 horas como mucho.

A lo mejor has estado ya todo el sábado trabajando en esto, pero aún sigo.

Ahora que está todo limpio, tomate unos minutos para caminar por tu casa. Pon atención a rincones que se han creado, pero solo sirven de nidos de polvo. ¿Hay una manera para quitar este rincón, moviendo muebles o poniendo plantas por ejemplo?

¿Tienes un sitio favorito en tu casa? ¿Un sillón, el sofá o la silla de la mesa de comedor?

Siéntate y mira atentamente a tu alrededor. ¿Hay alguna esquina de un mueble apuntándote? ¿Puedes cambiarlo?

¿Hay una viga encima de ti, estas entre una puerta y ventana o dos puertas o tienes la ventana en tu espalda, que tal los cuadros en las paredes, son alegres o tristes?

¡Pregúntate realmente si te relajas y descansas en este sitio! Si no es así y no encuentras la razón, solo tienes que ponerte en contacto conmigo y te ayudo con mucho gusto para que tu casa será este hogar para recuperarte y repostar tu energía.

Os deseo lo mejor y espero que encontráis el momento de empezar con algo de la lista. ¡Paso a paso es mejor que nada!

un fuerte abrazo,

Kirstin

Merken

Merken

Merken