8 consejos básicos Feng Shui

para todos – fáciles y rápidos

 

La primera vez que he tenido entre mis manos un libro sobre el feng shui ha sido en unas prácticas del cole que tenía lugar en una tienda ecológica. Tenía unos 14 o 15 años.

Enseguida me empezó a gustar el tema.

¿Puedes influir en tu vida solo cambiando tu entorno? Me parecía lo suficiente lógico para interesarme del tema e informarme más. Una conexión entre tu vida y tu casa. ¿No es una idea increíble?

Probé mucho a lo largo de mi vida de lo que leí, pero no todo funcionó para mí.

Años después volví a esta ciencia maravillosa con la intención de entenderla mejor y me puse a estudiar la historia y las diferentes formas, escuelas y métodos.

Me quedé con los que a mí me daban los mejores resultados y después de varios años más encontré una maestra para entrar aún más en los conocimientos de este Arte De Habitar, que me introdujo en los “secretos”.

El Feng shui se aplica de una forma muy personalizada. Se mira todas las cualidades que pueden influir: El entorno, la casa y la persona/ las personas. No existe una píldora general para todos.

Dicho esto, sí que hay consejos generales que valen para todos o, mejor dicho, que son “básicos”.

 

Aquí te resumo 8 consejos recomendados para cada uno de nosotros:

 

  1. Elimina lo innecesario.

Empieza con tu armario. Quita toda la ropa que te queda pequeña o grande. También la ropa de una actividad que ya no haces. Trajes de trabajo, ropa de deporte, etc.

Sigue con cinturones, bolsos, zapatos, ….

Tienes que deshacerte de las cosas en las próximas 48 horas.

Te vas a sentir ligero y libre, ¡ya lo veras!

 

  1. Elimina el desorden.

 

Es mejor tener las cosas bien ordenadas, porque en primer lugar ahorramos tiempo en la búsqueda. Nos facilitamos la vida, si todo tiene su sitio y sabemos dónde buscarlo.

 

 

  1. Repara lo roto.

 

Las cosas rotas no tienen sito en tu casa. Si hay algo roto en tu coche, lo sueles reparar enseguida, pero ocurre en tu casa, un mango de la puerta, el agua del inodoro o un grifo, dejamos pasar mucho tiempo sin ocuparnos de ello.

 

  1. Tira lo roto.

 

Platos, vasos, ropa, zapatos, cajas, juegos, floreros, fuentes, …

Tantas cosas que tenemos que están rotos, pero los seguimos usando. ¿Por qué?

Todavía no está lo suficiente roto. Todavía me lo puedo poner en casa. Si bebo de este lado no pasa nada. Puedes inventarte una excusa para cada cosa. Pero date cuenta de algo:

¡Tú eres el espejo de tu entorno!

 

  1. Cuida tu entrada.

La entrada y tu recibidor son lo más importante de tu casa. Cada día entras en tu casa por este sitio. ¿Te recibe un ambiente cálido, abierto, limpio, luminoso y ordenado? Así es como tu casa debería recibirte.

La puerta de cómodo acceso y que la puedes abrir del todo. Nada de almacenar cosas detrás de la puerta de la entrada.

Tampoco se usa el recibidor ni el espacio delante de la puerta de almacenamiento de basura.

 

  1. Plantas dan vida.

 

La naturaleza nos da un buen sentimiento. Además, dan vida a nuestros espacios y purifican nuestro aire. Elige plantas que puedes manejar bien con tu estilo de vida.

Hasta que te viene bien contra el “electrosmog”. Dicen que el cactus es la mejor planta para absorberlo.

Solo hay un sitio poco adecuado para las plantas y es el dormitorio. Y solo es porque por la noche nosotros y las plantas lucharíamos por el aire de la habitación porque por la noche, en la oscuridad, su función de purificar el aire esta en modo standby.

 

  1. En la cama bien protegido.

 

Hay unos puntos claves para mejorar un sueño profundo. Tienes que tener una pared solida en la parte de tu cabezal. Ninguna esquina de un muro o mueble debería señalar hacia ti. Mejor que ves la puerta, pero no deberías estar con la cama entre puerta y ventana. Y mejor no poner un espejo señalando a la cama.

  1. Mesitas de noche para un equilibrio.

 

Poner dos mesitas de noche en cada lado de la cama no sirve solo para apoyar a crear un ambiente que deje entrar el “amor” a tu vida, sino sirve para crear un equilibrio que favorece a tu sueño.

No hace falta que hagan juego, ni que sean mesitas tradicionales. Solo que se encuentre cada una en un lado.

 

Uno creencia muy extendida es que no cerrar la tapa del váter es “negativo”. Si te sientes mejor así, hazlo. Aunque, hay que decir que, en el feng shui clásico no hay ninguna indicación referente a esto. Solo si la puerta del aseo esta justo en frente de la puerta de la entrada. Pero esto casi habla por sí mismo. El sentido común te hace cerrar la puerta para no ver el váter cada vez que entres en tu casa.

 

Pero hay una regla que vale por encima de todo y dice:

If it feels right – it´s right!

If it feels wrong – it´s wrong!

 

Si inviertes solo un poco de tiempo en tu casa, te puede dar grandes resultados y hacer tu vida más equilibrada y más rica.

 

Os deseo muchas ganas y suerte con vuestros cambios. ¡Un feliz comienzo de julio!

Con cariño,

Kirstin

Merken